Estás leyendo
Desde qué semana es posible escuchar el latido del corazón del bebé

Desde qué semana es posible escuchar el latido del corazón del bebé

Desde qué semana es posible escuchar el latido del corazón del bebé

No hay duda que escuchar, por primera vez, los latidos del corazón de un bebé se convierte en un hito sumamente emocionante, importante y trascendental para los futuros padres. Es un momento que siempre recordarás, ya que posiblemente te sorprenda comprobar cómo desde tan pequeño es posible escucharlo.

De hecho, desde que has descubierto que estabas embarazada, es bastante probable que uno de los hitos que quizá hayas estado esperando con mayor ansiedad (sin contar con el momento de conocer cuál sería el sexo del pequeño) es escuchar el latido del corazón del bebé. Es, sin duda alguna, uno de los sonidos más tranquilizadores y emocionantes que existen.

¿Cuándo comienza a desarrollarse el corazón del bebé?

Aunque ese latido tan dulce y emocionante no ha llegado a producirse aún a las 4 semanas de embarazo, es durante estos días cuando comienza a formarse un vaso sanguíneo diferente en el interior del embrión. Este pequeño vaso se convertirá en su corazón y en el sistema circulatorio del mismo.

En las primeras etapas, el corazón del embrión podría asemejarse a un tubo, el cual comienza a torcerse y a dividirse, para finalmente formar lo que se convertirá tanto en el corazón como en las diferentes válvulas que se abren y cierran para liberar la sangre que va desde el corazón al resto del cuerpo.

De hecho, para la semana 5 de gestación ese tubo del corazón comienza a latir de forma espontánea, aunque aún no es posible escucharlo. Durante esas primeras semanas, los vasos sanguíneos también comenzarán a formarse en el embrión.

Cuando escuchas los latidos del corazón del bebé por primera vez

Alrededor de la semana 6 de gestación el corazón del bebé, que ahora late unas 110 veces por minuto, cuenta con un total de cuatro cámaras huecas. Cada una de estas cámaras dispone de una entrada y una salida con el fin de permitir que la sangre fluya hacia adentro y hacia fuera. Y en solo dos semanas el número de latidos pasará a ser de 150 a 170 por minuto. ¡Casi el doble de rápido que el de su mamá!.

Un latido cardíaco fetal puede detectarse primero mediante un ultrasonido vaginal. Y puede escucharse entre las semanas 5 y 6 de gestación, aunque es cierto que no es hasta la semana 7 u 8 cuando es posible que el especialista médico pueda ser capaz de evaluar mejor el latido del corazón del embrión.

De esta forma, con total seguridad existen muchas posibilidades de poder escuchar los latidos del corazón del bebé por primera vez alrededor de la semana 9 o 10 de embarazo.

Es entonces cuando el médico puede de hecho programar el primer ultrasonido abdominal, o continuar con el ultrasonido vaginal, con el fin de verificar si existen señales de un embarazo saludable, completamente normal -hasta el momento-, y en desarrollo. Y si se trata de una ecografía abdominal es probable que el médico coloque un dispositivo de ultrasonido portátil en el abdomen, conocido con el nombre de Doppler, que permitirá amplificar ese sonido tan maravilloso y revelador.

¿Qué pasa si aún no se escucha?

Si te encuentras en las primeras semanas de embarazo, y al acudir a la consulta de tu ginecólogo aún no se ha podido escuchar el latido del bebé, no te preocupes. Es posible que quizá hayas acudido muy pronto a la consulta y que el latido aún no se pueda escuchar, o que incluso la concepción se haya producido un poco más tarde de lo que piensas, y el embrión sea aún muy pequeño.

Si todo está bien, que es lo más probable, en las próximas semanas (o en la próxima visita al ginecólogo) el milagroso latido del corazón del bebé seguramente podrá escucharse.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2019. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Beemommy no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.