Estás leyendo
La prueba de la orina para saber si estás embarazada

La prueba de la orina para saber si estás embarazada

La prueba de la orina es otra de esas pruebas caseras para saber si hay embarazo. Descubre cómo hacerla y cómo debe ser el resultado para saber si estás embarazada.

La prueba de la orina para saber si estás embarazada

Una prueba de orina consiste en un test casero de la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG). Se convierte, por tanto, en una de las pruebas de embarazo más comunes y habituales, por su efectividad (algunas marcas pueden llegar hasta el 99%) y por su facilidad de uso.

La placenta de una mujer embarazada produce hCG, de ahí que habitualmente sea conocida como la hormona del embarazo. Así, si la mujer está embarazada, la prueba de orina generalmente es capaz de detectar esta hormona en su orina alrededor de 10 días después de la concepción, cuando el óvulo fertilizado se adhiere a la pared uterina.

De hecho, entre las primeras 8 a 10 semanas de embarazo lo común -y normal- es que los niveles de hCG aumenten muy rápidamente, alcanzando su pico más elevado alrededor de la semana 10 de embarazo. A partir de ahí comienza a disminuir gradualmente hasta el momento del parto, algo que ocurre normalmente, y sin que exista ningún tipo de problema o complicación. Es decir, la hormona comienza a disminuir poco a poco sin que haya algún problema con el desarrollo del feto.

Este tipo de prueba de orina se vende comúnmente en envases para utilizar fácilmente en casa. De ahí que también pueda ser conocido como prueba de embarazo casero, porque es habitual comprarla en farmacias y su uso es simple y sencillo.

¿A partir de qué momento es adecuado hacerse la prueba de orina?

Por lo general, la prueba de orina confirma el embarazo aproximadamente una o dos semanas después del primer retraso, lo que significa que puede realizar unos días después del día en el que te tendría que haber llegado el período.

Incluso hay marcas que aseguran que el test puede realizarse desde el mismo día de retraso, con una efectividad de entre un 95 a un 99 por ciento.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que se trata de una prueba cualitativa, y no cuantitativa. Es decir, a diferencia del examen de sangre de hCG (que sí mide los niveles de esta hormona en sangre), en el caso de la prueba de orina únicamente detecta si esta hormona se encuentra o no en la orina.

Su intención, por tanto, no es el de revelar niveles específicos de la hormona, pero sí detectarla a partir de unos valores determinados. Por tanto, la presencia de hCG en la orina se considera un signo positivo de embarazo.

¿Existe algún tipo de riesgo relacionado con la prueba de orina?

El único riesgo asociado a esta prueba es que implica obtener un resultado falso positivo o falso negativo, algo que, dicho sea de paso, puede ocurrir con bastante asiduidad. Por un lado un resultado falso positivo indica un embarazo aunque en realidad no haya ninguno, lo que puede suceder porque la prueba sea capaz de detectar la presencia de tejidos anormales que no son de gestación, lo que requerirá de un seguimiento por parte del médico. Pero esto ocurre en raras ocasiones.

Sí existe un riesgo mayor de obtener un resultado falso negativo. ¿Por qué? Muy sencillo: puede ocurrir que la prueba se realice demasiado pronto, cuando aún los niveles de la hormona no se han elevado lo suficiente; y que, a pesar de ello, en realidad la mujer sí se encuentre embarazada. Esto también puede suceder si la orina está demasiado diluida como para detectar hCG.

Esto puede llevar a que la mujer no tome las precauciones necesarias para brindarle a su bebé el mejor comienzo posible, por ejemplo empezando por tomar vitaminas prenatales necesarias para su correcto desarrollo, como podría ser el caso del ácido fólico o vitamina B9, la cual ayuda en la prevención de los defectos del tubo neural.

¿Cómo prepararse para la prueba de orina?

En realidad no es necesario realizar ninguna preparación especial para hacerte una prueba de orina. Puedes garantizar perfectamente unos resultados precisos con una planificación simple. Eso sí, es importante -y mucho mejor- que la orina sea la primera de la mañana, de esta forma la hormona hCG estará más concentrada en ella.

Si te realizas una prueba de orina en casa, debes hacer lo siguiente:

  • En primer lugar es de vital importancia leer las instrucciones incluidas en el envase de la prueba.
  • Asegúrate de que la fecha de vencimiento de la prueba no haya pasado.
  • Una vez hayan transcurrido una o dos semanas después del retraso, utiliza la primera orina de la mañana. Recuerda que hay pruebas de orina capaz de detectar el embarazo apenas un día después del retraso. Si es así, es probable que en el envase lo indique el fabricante.
  • No es adecuado beber grandes cantidades de líquido antes de hacerte la prueba de orina, ya que esto puede diluir los niveles de hCG, haciendo que sea más difícil de detectar.

¿Qué tener en cuenta respecto a algunos medicamentos y la prueba de orina?

Si sigues algún tipo de tratamiento médico es importante tener en cuenta si puede afectar a los resultados de la prueba de orina antes de realizártela.

Por ejemplo, tanto los diuréticos como los antihistamínicos que contienen un principio activo llamado prometazina, pueden causar resultados falsos negativos, lo que se traduce en que al hacerte la prueba ésta puede indicar que no estás embarazada, cuando en realidad sí lo estás.

Por otro lado, existen otros medicamentos que pueden actuar de forma contraria. Es decir, pueden causar un resultado falso positivo, indicando que estás embarazada cuando lo no estás. Es el caso de fármacos tranquilizantes, hipnóticos, anticonvulsivos y medicamentos para la enfermedad de Parkinson.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2019. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Beemommy no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.